fbpx

SAMANÁ: la maravilla de las ballenas regresa durante el invierno

_
Viva Wyndham Resorts

Más ballenas, más plancton, menos efecto invernadero.

Es la síntesis del estudio encargado por el Fondo Monetario sobre el animal más grande del mundo, como parte de su análisis del calentamiento global.

¡El ecosistema de las ballenas absorbe el 40% del dióxido de carbono producido en el mundo! 37 millones de toneladas según el estudio, el equivalente a 1700 millones de árboles, el que sería cuatro veces la selva del Amazonas.

Durante sus 50/60 años de vida promedio, un espécimen absorbe aproximadamente 33 toneladas de CO2 (un árbol absorbe 20 kg). En la práctica, las ballenas producen fitoplancton en enormes concentraciones y es éste componente el que absorbe el dióxido de carbono.

Los cetáceos transportan a la superficie minerales que se encuentran en las profundidades del mar y, aún más, después de la muerte ayudan igual al medio ambiente,  pues los cadáveres llevan el anhídrido al fondo de los océanos, donde permanece durante siglos.

Los biólogos han descubierto que el plancton es tan abundante como la cantidad de ballenas que se encuentran en el área. Y en la República Dominicana lo encontramos en grandes proporciones. Desde mediados de enero hasta mediados de marzo, las Ballenas Jorobadas llegan puntualmente a las cálidas aguas de la península de Samaná.

Estos mamíferos viajan en el océano durante 5.000 km para dar a luz a sus crías en las aguas del Mar Caribe. Miden hasta 16 metros de largo, nadan en pequeñas manadas y durante toda su vida comparten el mismo grupo, como una familia.

Los viajes en barco para conocer este tipo de ballenas son regulados por el Ministerio del Medio Ambiente. Es una experiencia emocionante admirarlas de cerca, con su marcha lenta y constante y la respiración que crea rocíos de agua en el aire. Con salida desde nuestro complejo para adultos V Samaná, te ofrecemos, durante dos meses, diferentes combinaciones que te permitirán disfrutar de este inolvidable espectáculo natural.